Maestros artesanos del Barniz de Pasto. Primera parte

Por Sistema de Información para la Artesanía – SIART Wednesday, July 28, 2021

A nuestros especiales de Colombia Artesanal llega la primera parte de un homenaje en el que exaltamos la labor de cinco maestros artesanos, quienes, con su habilidad, destreza, creatividad y amor por la técnica, mantienen vivo el Barniz de Pasto. ¡Conózcalos!

Maestros artesanos del Barniz de Pasto
Maestros artesanos del Barniz de Pasto - Imagen: Artesanías de Colombia

El Barniz de Pasto no puede tener mejores embajadores que sus maestros artesanos. Ellos, a través de su talento y experticia en el desarrollo de la técnica, dejan en alto el nombre del país con productos que conservan un legado de más de 300 años. Por esta razón, hoy les presentamos a cinco orgullosos artesanos en relato de primera persona, todos ubicados en la capital nariñense, cuna del Mopa-Mopa y en donde por décadas, se han dedicado a esta noble labor.

El Barniz de Pasto no puede tener mejores embajadores que sus maestros artesanos. Ellos, a través de su talento y experticia en el desarrollo de la técnica, dejan en alto el nombre del país con productos que conservan un legado de más de 300 años. Por esta razón, hoy les presentamos a cinco orgullosos artesanos en relato de primera persona, todos ubicados en la capital nariñense, cuna del Mopa-Mopa y en donde por décadas, se han dedicado a esta noble labor.
Carlos Lasso Mideros
 “Comencé a practicar el Barniz de Pasto entre los 12 y los 13 años de edad. Hoy tengo 80 años y más de 65 trabajando en el oficio. Siempre me gustó el dibujo, desde que estaba en primaria, y lo aprendí, como se dice, de abajo hasta arriba. Razón por la que me enamoré de esta técnica artesanal. Mi maestro fue José Francisco Toro o como le decían, ‘Pachito Frentón’, fue él quien me enseño y con lo que aprendí, comencé a decorar toda clase de piezas, primero a blanco y negro y luego a color; por eso, el producto que me pidan, yo lo hago.
Uno de los mejores recuerdos que tengo sobre mi oficio, fue cuando Artesanías de Colombia me eligió para ir a China y a Japón para participar en una feria internacional y allí nos dieron un premio por la mejor artesanía que habían visto. Eso me llena de orgullo.
Yo soy de estilo noble y con mi trabajo en el Barniz de Pasto, saqué adelante a mi familia”.
Para ponerse en contacto con el maestro Lasso, conocer su trabajo y comprar sus productos, puede hacerlo vía celular al (+57) 318 849 3121.
José María Obando
“Estoy cumpliendo más de 70 años de trabajo permanente en la artesanía. Mi padre fue quien me enseñó y en mis comienzos, lo primero que aprendí fue a preparar la materia prima. Recuerdo que esa preparación la hacían mis padres y me iban involucrando poco a poco en este proceso, que es uno de los más importantes para la decoración.
En la familia siempre hemos trabajado el Barniz de Pasto. Somos alrededor de 10 personas las que nos dedicamos a la decoración en Mopa-Mopa y para nosotros, es un orgullo conservar esta tradición que viene desde 1750 con mi bisabuelo y que, desde entonces, se ha mantenido de generación en generación; de hecho, nos conocen como “Los Obandos”.
Decoro diferentes artículos, principalmente hechos en madera y con diferentes formas y utilidad. La creatividad es fundamental para realizar las decoraciones y lo que siempre pienso, es que sean del agrado de las personas que compran mis artesanías.
De momento y por la Covid-19 trabajo solo en el taller, pero para la preparación de la materia prima, tengo apoyo de mis hermanos o mis hijos, quienes ya tienen su taller en el que trabajan el Barniz de Pasto junto a otros integrantes de la familia.
Es un orgullo para mi ser artesano del Barniz de Pasto y más ahora que es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Es un oficio único en el mundo. Es un legado que nos han dejado nuestros mayores”.
Para ponerse en contacto con el maestro Obando y su familia, conocer su trabajo y comprar sus productos, puede hacerlo visitando el almacén de exposición y venta “Barniz de Pasto Obando”, ubicado en la carrera 25 con calle 13, esquina, en la ciudad de Pasto, Nariño; vía correo electrónico: gladysobando@hotmail.com o vía celular al (+57) 301 772 2124.
Francisco Narváez
“Me dedico al Barniz de Pasto desde hace más de 50 años y aprendí la técnica junto al maestro Carlos Lasso cuando tenía 15. Luego, estuve en el taller del maestro Laureano Torres y después trabajé con el maestro Alfredo Zambrano. Gracias a ellos decidí dedicarme a esta técnica.
En principio hacía figuras de guardas, coronas y momias, todo a blanco y negro, pero, con el transcurso del tiempo se comenzaron a utilizar anilinas, purpurinas e incluso, láminas de oro para tinturar las resinas, por lo que comencé a trabajar a color haciendo flores, pajaritos y otras figuras tradicionales, lo que me inspiró a seguir aprendiendo.
Cuando emprendí con mi taller, realizaba decoraciones de productos que en ese tiempo estaban de moda como la mesa canasta, las bandejas, la mesa bar, y así, cantidades de cosas. Hoy trabajo en conjunto con mis tres hijos porque les enseñé la técnica y para nosotros, el buen acabado de las piezas es una de nuestras características. Los clientes han sido exigentes y por eso nos esmeramos en realizar productos de alta calidad, en los que plasmamos formas precolombinas y de flores, principalmente.
VIDEO: https://www.youtube.com/watch?v=yjVlmo5gHPs
Uno de los recuerdos significativos que tengo, fue cuando con los artesanos que practican el oficio, hicimos una fundación llamada Cooperativa Casa el Barniz de Pasto. Esta fue una época muy bonita, donde había bastante trabajo. Para mí fue una época dorada, la pasamos bien, nos juntamos todos, habían pedidos y como familias nos beneficiamos.
Ser maestro del Barniz de Pasto es mi todo, porque trabajando esta técnica he apoyado a mi familia; de él depende mi vida, dependen mis hijos. También es mi todo en el sentido en que es el arte que más he llegado a amar desde el principio; es mi forma de vivir, mi sustento y espero que así siga siéndolo”.
Para ponerse en contacto con el maestro Francisco Narváez, conocer su trabajo y comprar sus productos, puede hacerlo vía celular al (+57) 318 744 33 18 y vía correo electrónico: fancisconarvaez2@gmail.com
Guillermo Lasso
“Yo tengo 60 años y toda mi vida he trabajado en el Barniz de Pasto. Comencé desde los 12 años y aún lo sigo ejerciendo. Llegar a este oficio fue una casualidad porque quería estudiar, pero como no se pudo, decidí buscar trabajo. En el barrio en el que vivía trabajaban maestros que practicaban la técnica en blanco y negro. Así que comencé a pasar de taller en taller para aprender a hacer las momias, las coronas y las guardas. Seguí trabajando en blanco y negro por 20 años y luego comencé a hacer productos a color porque esto es como la televisión, comenzamos en blanco y negro y terminamos a color.
Lester Narváez, fue uno de los maestros que me enseñó el oficio el cual se convirtió para mí en algo especial. No he ganado riqueza, pero la mejor experiencia que he tenido trabajándolo, es la oportunidad de sacar a mis hijos adelante, quienes también se dedicaron a la artesanía.
Una particularidad de mi trabajo son los colores que le doy al Barniz. Decoro diferentes productos que los clientes quieran como jarrones, polveras, cuadros, entre otros; pero como con la pandemia, la venta de artesanías se paró, mi hija me creó una cuenta en Instagram y a través de la publicación de mis productos, he conseguido nuevos clientes. Así he vendido durante este tiempo.
Para mí es un privilegio ser artesano del Barniz de Pasto porque este arte es muy especial y si uno le pone mucho amor, salen cosas espectaculares. Cuando uno le pone amor a lo que hace, por más pequeño que sea, queda muy lindo. Este es el trabajo al que me dediqué y con este oficio me he de morir. Yo amo mucho mi trabajo”.
Para ponerse en contacto con el maestro artesano Guillermo Lasso, conocer su trabajo y comprar sus productos, puede hacerlo vía celular al (+57) 317 468 2959 y a través de su cuenta en Instagram: @barniz_pasto.
Lester Narváez
“Recuerdo que era muy joven cuando conocí el Barniz de Pasto. Estando en el colegio, tenía un compañero de fútbol, el maestro Carlos Lasso, y un día fui a recogerlo a su casa y al entrar a su taller, observé su trabajo e inmediatamente quedé enamorado de lo que hacía. De ahí en adelante asistí a su taller para aprender la técnica y junto a él, hice muchos productos como canastas, platos y cofres.
Cuando me independicé fue una aventura porque no tenía la trayectoria de los maestros que trabajaban en ese tiempo, pero lo logré, así que decidí abrirle las puertas de mi taller a mis hermanos, sobrinos, amigos, muchachos del barrio y demás familiares para que vinieran a aprender. De allí, salieron talleres como el de Peter y Francisco Narváez, y el de amigos como Óscar Ceballos, con quienes aprendimos juntos el oficio.
Luego llegó Artesanías de Colombia y con ellos comencé a hacer otro tipo de diseños incluyendo flores y nuevas formas de diversos colores, además de productos como ñapangas, vírgenes, trompos, armadillos y un sinnúmero de figuras talladas en madera, que fueron innovaciones para ese momento, las cuales trabajamos junto al artesano Carlos Baquero e involucramos a los maestros artesanos que realizaban la talla en madera.
En el barrio Obrero, lugar donde trabajaba antes de la pandemia, había un grupo de muchachos que se paraba en las calles y yo los incentivé para que conocieran el oficio. Hoy en día son artesanos dedicados al Barniz. Cinco, son maestros reconocidos en Pasto y esto es importante porque en tiempos remotos, no era permitido dar a conocer los secretos de la técnica. Ahora, sabemos la importancia de transmitir los saberes para que no se pierda la tradición.
VIDEO: https://www.youtube.com/watch?v=tTU6l4LthAA
El Barniz de Pasto ha sido mi vida. Con él he podido sostener a mi familia, educar a mis hijos y a mis nietos, he ido a la Universidad para convertirme en administrador en finanzas y he conocido otras partes del país viajando con mi trabajo. Por eso, a mis 70 años y con una experiencia de más de 50 años en el oficio, siento que ser artesano es un orgullo. Debemos trabajar para que las personas conozcan y estimen más la técnica porque es única en el mundo. Somos quienes cultivamos y guardamos la cultura del Barniz de Pasto. ¡Estamos perpetuando nuestra identidad!”
Para ponerse en contacto con el maestro Lester, conocer su trabajo y comprar sus productos, puede hacerlo vía celular al (+57) 316 759 4270 o a través del correo electrónico: casadelbarniz@hotmail.com.
Son precisamente ellos, los maestros artesanos, quienes, con sus manos y talento, conservan el legado y patrimonio del Barniz de Pasto. Una técnica que, a través de sus formas majestuosas, diseños y colores, viste de orgullo a nuestra Colombia Artesanal.
¡No se pierda en la próxima entrega, la segunda parte de este homenaje!
Especial realizado por el Sistema de Información para la Artesanía – SIART
 
Fuentes:
Entrevistas realizadas a los maestros y artesanos: Carlos Lasso Mideros, José María Obando, Francisco Narváez, Guillermo Lasso y Lester Narváez. ¡Agradecimientos especiales a ellos!

Carlos Lasso Mideros

 “Comencé a practicar el Barniz de Pasto entre los 12 y los 13 años de edad. Hoy tengo 80 años y más de 65 trabajando en el oficio. Siempre me gustó el dibujo, desde que estaba en primaria, y lo aprendí, como se dice, de abajo hasta arriba. Razón por la que me enamoré de esta técnica artesanal. Mi maestro fue José Francisco Toro o como le decían, ‘Pachito Frentón’, fue él quien me enseño y con lo que aprendí, comencé a decorar toda clase de piezas, primero a blanco y negro y luego a color; por eso, el producto que me pidan, yo lo hago.

Uno de los mejores recuerdos que tengo sobre mi oficio, fue cuando Artesanías de Colombia me eligió para ir a China y a Japón para participar en una feria internacional y allí nos dieron un premio por la mejor artesanía que habían visto. Eso me llena de orgullo.

Yo soy de estilo noble y con mi trabajo en el Barniz de Pasto, saqué adelante a mi familia”.

Para ponerse en contacto con el maestro Lasso, conocer su trabajo y comprar sus productos, puede hacerlo vía celular al (+57) 318 849 3121.

José María Obando

“Estoy cumpliendo más de 70 años de trabajo permanente en la artesanía. Mi padre fue quien me enseñó y en mis comienzos, lo primero que aprendí fue a preparar la materia prima. Recuerdo que esa preparación la hacían mis padres y me iban involucrando poco a poco en este proceso, que es uno de los más importantes para la decoración.

En la familia siempre hemos trabajado el Barniz de Pasto. Somos alrededor de 10 personas las que nos dedicamos a la decoración en Mopa-Mopa y para nosotros, es un orgullo conservar esta tradición que viene desde 1750 con mi bisabuelo y que, desde entonces, se ha mantenido de generación en generación; de hecho, nos conocen como “Los Obandos”.

Decoro diferentes artículos, principalmente hechos en madera y con diferentes formas y utilidad. La creatividad es fundamental para realizar las decoraciones y lo que siempre pienso, es que sean del agrado de las personas que compran mis artesanías.

De momento y por la Covid-19 trabajo solo en el taller, pero para la preparación de la materia prima, tengo apoyo de mis hermanos o mis hijos, quienes ya tienen su taller en el que trabajan el Barniz de Pasto junto a otros integrantes de la familia.

Es un orgullo para mi ser artesano del Barniz de Pasto y más ahora que es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Es un oficio único en el mundo. Es un legado que nos han dejado nuestros mayores”.

Para ponerse en contacto con el maestro Obando y su familia, conocer su trabajo y comprar sus productos, puede hacerlo visitando el almacén de exposición y venta “Barniz de Pasto Obando”, ubicado en la carrera 25 con calle 13, esquina, en la ciudad de Pasto, Nariño; vía correo electrónico: gladysobando@hotmail.com o vía celular al (+57) 301 772 2124.

Francisco Narváez

“Me dedico al Barniz de Pasto desde hace más de 50 años y aprendí la técnica junto al maestro Carlos Lasso cuando tenía 15. Luego, estuve en el taller del maestro Laureano Torres y después trabajé con el maestro Alfredo Zambrano. Gracias a ellos decidí dedicarme a esta técnica.

En principio hacía figuras de guardas, coronas y momias, todo a blanco y negro, pero, con el transcurso del tiempo se comenzaron a utilizar anilinas, purpurinas e incluso, láminas de oro para tinturar las resinas, por lo que comencé a trabajar a color haciendo flores, pajaritos y otras figuras tradicionales, lo que me inspiró a seguir aprendiendo.

Cuando emprendí con mi taller, realizaba decoraciones de productos que en ese tiempo estaban de moda como la mesa canasta, las bandejas, la mesa bar, y así, cantidades de cosas. Hoy trabajo en conjunto con mis tres hijos porque les enseñé la técnica y para nosotros, el buen acabado de las piezas es una de nuestras características. Los clientes han sido exigentes y por eso nos esmeramos en realizar productos de alta calidad, en los que plasmamos formas precolombinas y de flores, principalmente.

Uno de los recuerdos significativos que tengo, fue cuando con los artesanos que practican el oficio, hicimos una fundación llamada Cooperativa Casa el Barniz de Pasto. Esta fue una época muy bonita, donde había bastante trabajo. Para mí fue una época dorada, la pasamos bien, nos juntamos todos, habían pedidos y como familias nos beneficiamos.

Ser maestro del Barniz de Pasto es mi todo, porque trabajando esta técnica he apoyado a mi familia; de él depende mi vida, dependen mis hijos. También es mi todo en el sentido en que es el arte que más he llegado a amar desde el principio; es mi forma de vivir, mi sustento y espero que así siga siéndolo”.

Para ponerse en contacto con el maestro Francisco Narváez, conocer su trabajo y comprar sus productos, puede hacerlo vía celular al (+57) 318 744 33 18 y vía correo electrónico: fancisconarvaez2@gmail.com.

Guillermo Lasso

“Yo tengo 60 años y toda mi vida he trabajado en el Barniz de Pasto. Comencé desde los 12 años y aún lo sigo ejerciendo. Llegar a este oficio fue una casualidad porque quería estudiar, pero como no se pudo, decidí buscar trabajo. En el barrio en el que vivía trabajaban maestros que practicaban la técnica en blanco y negro. Así que comencé a pasar de taller en taller para aprender a hacer las momias, las coronas y las guardas. Seguí trabajando en blanco y negro por 20 años y luego comencé a hacer productos a color porque esto es como la televisión, comenzamos en blanco y negro y terminamos a color.

Lester Narváez, fue uno de los maestros que me enseñó el oficio el cual se convirtió para mí en algo especial. No he ganado riqueza, pero la mejor experiencia que he tenido trabajándolo, es la oportunidad de sacar a mis hijos adelante, quienes también se dedicaron a la artesanía.

Una particularidad de mi trabajo son los colores que le doy al Barniz. Decoro diferentes productos que los clientes quieran como jarrones, polveras, cuadros, entre otros; pero como con la pandemia, la venta de artesanías se paró, mi hija me creó una cuenta en Instagram y a través de la publicación de mis productos, he conseguido nuevos clientes. Así he vendido durante este tiempo.

Para mí es un privilegio ser artesano del Barniz de Pasto porque este arte es muy especial y si uno le pone mucho amor, salen cosas espectaculares. Cuando uno le pone amor a lo que hace, por más pequeño que sea, queda muy lindo. Este es el trabajo al que me dediqué y con este oficio me he de morir. Yo amo mucho mi trabajo”.

Para ponerse en contacto con el maestro artesano Guillermo Lasso, conocer su trabajo y comprar sus productos, puede hacerlo vía celular al (+57) 317 468 2959 y a través de su cuenta en Instagram: @barniz_pasto.

Lester Narváez

Recuerdo que era muy joven cuando conocí el Barniz de Pasto. Estando en el colegio, tenía un compañero de fútbol, el maestro Carlos Lasso, y un día fui a recogerlo a su casa y al entrar a su taller, observé su trabajo e inmediatamente quedé enamorado de lo que hacía. De ahí en adelante asistí a su taller para aprender la técnica y junto a él, hice muchos productos como canastas, platos y cofres.

Cuando me independicé fue una aventura porque no tenía la trayectoria de los maestros que trabajaban en ese tiempo, pero lo logré, así que decidí abrirle las puertas de mi taller a mis hermanos, sobrinos, amigos, muchachos del barrio y demás familiares para que vinieran a aprender. De allí, salieron talleres como el de Peter y Francisco Narváez, y el de amigos como Óscar Ceballos, con quienes aprendimos juntos el oficio.

Luego llegó Artesanías de Colombia y con ellos comencé a hacer otro tipo de diseños incluyendo flores y nuevas formas de diversos colores, además de productos como ñapangas, vírgenes, trompos, armadillos y un sinnúmero de figuras talladas en madera, que fueron innovaciones para ese momento, las cuales trabajamos junto al artesano Carlos Baquero e involucramos a los maestros artesanos que realizaban la talla en madera.

En el barrio Obrero, lugar donde trabajaba antes de la pandemia, había un grupo de muchachos que se paraba en las calles y yo los incentivé para que conocieran el oficio. Hoy en día son artesanos dedicados al Barniz. Cinco, son maestros reconocidos en Pasto y esto es importante porque en tiempos remotos, no era permitido dar a conocer los secretos de la técnica. Ahora, sabemos la importancia de transmitir los saberes para que no se pierda la tradición.

El Barniz de Pasto ha sido mi vida. Con él he podido sostener a mi familia, educar a mis hijos y a mis nietos, he ido a la Universidad para convertirme en administrador en finanzas y he conocido otras partes del país viajando con mi trabajo. Por eso, a mis 70 años y con una experiencia de más de 50 años en el oficio, siento que ser artesano es un orgullo. Debemos trabajar para que las personas conozcan y estimen más la técnica porque es única en el mundo. Somos quienes cultivamos y guardamos la cultura del Barniz de Pasto. ¡Estamos perpetuando nuestra identidad!”

Para ponerse en contacto con el maestro Lester, conocer su trabajo y comprar sus productos, puede hacerlo vía celular al (+57) 316 759 4270 o a través del correo electrónico: casadelbarniz@hotmail.com.

Son precisamente ellos, los maestros artesanos, quienes, con sus manos y talento, conservan el legado y patrimonio del Barniz de Pasto. Una técnica que, a través de sus formas majestuosas, diseños y colores, viste de orgullo a nuestra Colombia Artesanal.

¡No se pierda en la próxima entrega, la segunda parte de este homenaje!

Especial realizado por el Sistema de Información para la Artesanía – SIART

Fuentes:
Entrevistas realizadas a los maestros y artesanos: Carlos Lasso Mideros, José María Obando, Francisco Narváez, Guillermo Lasso y Lester Narváez. ¡Agradecimientos especiales a ellos!

Contáctenos

Comentarios

John jairo Giraldo Varela dice:

Oct/13/2021

Nosotros estamos ubicados en Mitu Vaupes y tenemos un emprendimiento se llama INNAVE manos nativas hacemos artesanias en totumo raíces cortezas semillas y tallas en madera deseamos saber cómo acceder a un crédito o un auxilio para poder comprar material prima y herramientas muchas gracias por su atención nuestro número de contacto es celular 32293820201

John jairo Giraldo Varela dice:

Oct/13/2021

Nosotros estamos ubicados en Mitu Vaupes y tenemos un emprendimiento se llama INNAVE manos nativas hacemos artesanias en totumo raíces cortezas semillas y tallas en madera deseamos saber cómo acceder a un crédito o un auxilio para poder comprar material prima y herramientas muchas gracias por su atención nuestro número de contacto es celular 32293820201

Déjenos su opinión

En este espacio puede expresar su opinión con respecto a la publicación. Para realizar una consulta o pregunta específica, hemos dispuesto el servicio de contáctenos. Por favor utilice el botón, así su solicitud será atendida.

October 21, 2021 - Última actualización: October 21, 2021